El sexo anal siempre ha sido un tema tabú, tal y como sucede con otras cuestiones eróticas. Por suerte, el paso de los años ha ido rompiendo esas prohibiciones y cada vez son más los hombres y mujeres que se atreven a probar nuevas experiencias para aumentar el placer. 

¿Cómo empezar?

A la hora de empezar a practicar sexo anal, lo más importante es hablar. Tal vez tu pareja sienta la misma curiosidad que tú, pero tampoco se atreve a decírtelo. Por esa razón, lo más acertado es sincerarnos y tener en cuenta algunos aspectos importantes:

  • Comunica tus deseos al otro y, una vez estéis de acuerdo, proponed cómo llevarlo a cabo para que sea más placentero. 
  • Háblalo de la forma más cariñosa posible y busca un momento de intimidad para conversar tranquilamente. 
  • Puede que la mejor manera de empezar a abordar el tema sea mientras estáis practicando sexo. El lenguaje corporal dice mucho y guiar la mano o el pene de la pareja hacia ese punto concreto puede dar una idea al otro sobre tus deseos.

¿Cuáles son los mejores juguetes para mejorar la experiencia?

A la hora de empezar esta práctica sexual, es fundamental relajar la musculatura anal y dilatar el esfínter. De otra forma, la experiencia podría resultar dolorosa. Para dilatar el esfínter de tu pareja se puede emplear lubricante, mover suavemente un dedo en su interior hasta provocar la expansión del músculo o mediante el empleo de juegos preliminares. 

En tiendas online como Vivesex cuentan con todo tipo de juguetes anales para estimular y ensanchar el ano antes de la penetración:

  • Los tapones anales o plugs vienen con forma cónica y pueden permanecer en el lugar mientras tiene lugar la penetración vaginal.
  • Las bolas anales se introducen dentro del ano, desde la más pequeña a la de mayor tamaño.
  • Los consoladores anales son específicos para esta zona al carecer de bordes y otros detalles similares que pudieran resultar molestos. 
  • Los vibradores anales suelen tener varias velocidades para explorar nuevas sensaciones cada vez. 

Lubricación y dilatación

El ano y el recto no lubrican de forma natural como lo hace la vagina, de ahí que sea importante utilizar un lubricante anal que facilite la penetración. De cualquier forma, para empezar a disfrutar de un sexo anal fácil y placentero, es aconsejable seguir estas pautas en este orden:  

  • Una ducha reconfortante. Si es en pareja, mucho mejor. 
  • La aplicación de un relajante anal sobre la piel del ano, dejando que penetre bien.
  • El empleo de un lubricante de base de agua, productos que encontrarás fácilmente en tiendas especializadas como Vivesex. El lubricante deberá aplicarse en la entrada del ano y en el objeto a penetrar, ya sea el dedo, un juguete anal o el pene.

Las posturas más recomendadas

Posturas sexuales hay muchas, pero para empezar a practicar sexo anal, éstas son las más recomendables:

  • La cuchara. La persona penetrada deberá permanecer acostada de lado y algo curvada. 
  • Otra postura que facilita la estimulación y penetración consiste en estar acostado sobre abdomen con las piernas abiertas.
  • Postura perrito.

La mujer arriba con diferentes variantes: sentada de espaldas hacia la persona, acostada de espalda, etcétera.